Ridículo sin límites del Barcelona

Ridículo espantoso. Eso es lo que hizo todo el Fútbol Club Barcelona ayer. Mira que se había acercado a estos límites peligrosamente en algunas ocasiones (como por ejemplo cuando a Laporta se le antojó jugar un partido de la liga española contra el Sevilla hace unos años a las 12 de la noche) pero esta vez se ha superado. Cuando en España estaba cayendo la que estaba cayendo con la crisis de los controladores aéreos, complicada aún más por el temporal de frío, se ponen exquisitos y pretenden que les cambien de día y hora el partido. Como si Pamplona estuviera a una distancia sideral de ese «país llamado Cataluña» (en palabras de Guardiola). Podían haber viajado el día anterior, podían haber salido en bus desde por la mañana, también podían, como finalmente hicieron, coger un AVE hasta Zaragoza y un autocar desde allí hasta el estadio navarro, sin la necesidad de llegar tarde.

Dicen que se fiaron de la palabra de AENA y de la Real Federación Española de Fútbol. No digo yo que no se les prometiera nada, pero desde luego la parte interesada que llamó primero a la otra no fueron dichos estamentos, sino el Barça, quien tenía el compromiso de estar a una hora en un lugar e intentó cambiarlo sin entrar en consideraciones de perjuicios a terceros. Mal, muy mal la gestión de la crisis y las posteriores rueda de prensa de Guardiola y la carta de Sandro Rosell hoy, intentando exculpar al de Santpedor. Pérdida de imagen total.

Messi de nuevo

En cuanto al partido no hay mucho de que hablar. Tres goles del Barça por ninguno de Osasuna, con dos de Messi y uno de Pedrito. Un penalty de este último sobre Juanfran no pitado, cuando aún el 0 -0 campeaba en el marcador. Un error con los pies de Valdés, de esos que parecía haber corregido con el tiempo. Un Barcelona totalmente dominador de la situación. Un Osasuna presionando bien hasta que se le acabó la gasolina. Nada nuevo bajo el sol (lo del sol es una ironía, ante el frío que hacía ayer en Pamplona a la hora del encuentro). Bueno sí, la imagen modélica que se pretende ofrecer del club desde hace un tiempo por los suelos, algo que parecía inconcebible hace tan solo unos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.