Nuevo ejercicio de estilo del Fútbol Club Barcelona

Otro resumen más del partido del Barcelona y otra vez que valdría el mismo de la jornada pasada de la Liga BBVA o el de la anterior. Gran victoria de un Barça increíble, que encadena su segunda manita consecutiva en casa, frente a una Real Sociedad que pareció un Don nadie, no ese equipo que había ganado cómodamente el derby regional frente al Athletic hace una semana.

Los titulares, como casi siempre, los acapara Messi, quien consiguió un nuevo doblete con otras dos obras de arte -el conjunto de todos los cuadros de este artista no cabría ni en el Louvre- pero el partido de Iniesta -gol incluído- el del Guaje -en su versión de goleador y asistente, con un pase al hueco de escuela a «la Pulga» que salvó bajo palos la defensa de la Real- o de Pedrito -¿alquien sabe si este chico tiene límites?- fue también digno de mención. De todas formas, en mi opinión, el mejor fue Dani Alves. Desde su posición, a menudo intrascendente en muchos equipos, de lateral derecho se hinchó a dar balones de gol. Por arriba o por abajo, hay pocos laterales (curiosamente casi todos jugadores brasileños) que hayan aportado tantísimo al juego de un equipo. No se si lo que está pidiendo por firmar es demasiado, pero lo que sí sé es que a ambas partes les convendría llegar a un acuerdo en la renovación del contrato del futbolista cuanto antes.

Dani Alves

Marcó Bojan también, aunque de nuevo un gol no demasiado estético. El tono del equipo catalán en general fue excelente, aunque es muy cierto que la Real dio facilidades: no cortó ninguna de las jugadas trenzadas por el Barcelona, aunque si bien es verdad que parece que este equipo hipnotiza a su rival con su juego para que le rinda pleitesía. Pasó con el Almería, pasó con Real Madrid, pasó con Osasuna y ocurrió de nuevo ayer. No puede ser casualidad que todos los rivales de primera división hagan lo mismo.

Nunca he visto un equipo jugar al fútbol tan bien durante tanto tiempo y nunca he visto a un jugador hacer lo mismo como a Messi. Sólo la historia será capaz de poner a cada uno en el lugar que merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.