Liga BBVA jornada 15. Resumen del sábado

Liga BBVA jornada 15. Resumen del sábado

Tres buenos partidos correspondientes a la jornada 15 de la liga BBVA se jugaron ayer sábado. En el primero de ellos, el Villarreal sufrió de mal de alturas y acabó cayendo frente al Getafe, con un gol de Albín en el minuto 88. El partido tuvo tintes épicos, sobre todo en su segunda mitad. En la primera, el equipo de Madrid estuvo poco entonado mientras que el submarino amarillo, sin hacer gran cosa, impuso su estilo. Probó Garrido un once con cinco centrocampistas ante la ausencia de Rossi por acumulación de tarjetas. No funcionó. El Villarreal dominaba lenta y tranquilamente, pero sin peligro real para la portería del equipo entrenado por Míchel.

Albín

En la segunda mitad el Geta, jugando con uno menos por la expulsión del Cata Díaz -muy fea su entrada sobre  Nilmar- puso mucha intensidad y llevado en volandas por su público arrojó contra las cuerdas a su rival, hasta que finalmente logró el gol de la victoria cuando el partido finalizaba. Buen encuentro, como no podía ser de otra manera entre dos equipos que tratan de tocar y de jugar bien la pelota.

Después jugó el Sevilla en su campo contra el Almería. El duelo regional dejó claro que Oltra ha entrado en un vestuario necistado de aire fresco y que Manzano, pese a su prometedor inicio, tiene mucho trabajo por delante. Coementaba hace unos días que este Sevilla es un equipo sin alma. No tiene líderes. Exceptuando su portero, no hay jugadores con la personalidad requerida para este trabajo. Los Javi Navarro, Martí, Marersca, Alves ya no están y sus sustitutos, con mayor o menor nivel futbolístico, no quieren -o pueden- soportar la responsabilidad que conlleva jugar en el que ha sido uno de los grandes equipos de la liga española los últimos años. Perdió 3 a 1 en un partido que hubiera podido ganar perfectamente, pero cuando la cabeza no tira, el cuerpo no puede. Díficil tendrá el Sevilla alcanzar las plazas de Champions si sigue por este camino.

En el último partido del día, el Atlético ganó cómodamente a un timorato Deportivo. Pese a que Forlán incomprensiblemente no vio puerta, pese a que Simao tuvo uno de sus cada vez más frecuentes días negativos, pese a una defensa que provoca pánico entre sus aficionados, el equipo rojiblanco tuvo en Agüero su faro, y dirigidos por el arte del argentino -que metió dos golazos y tuvo alguna oportunidad más-, ganó un partido de forma cómoda, lo que le aupa un poco en la clasificación de la liga.

Buen sábado futbolero. Esperemos que  los partidos de primera división de hoy domingo resulten al menos tan interesantes como los de ayer.

Sin Comentarios

Deja tu comentario