Los gustos de los futbolistas por los coches

Los gustos de los futbolistas por los coches

Los gustos de los futbolistas por los coches
Los gustos de los futbolistas por los coches

En el mercado actual podemos encontrar cientos de modelos de coches y los precios varían según la calidad y el kilometraje. Coches nuevos, vehículos de ocasión, kilómetro 0, de segunda mano, etc. Para todos hay algún coche que entra dentro de su economía pero, si miramos coches de lujo, el porcentaje de personas que pueden acceder a ellos disminuye muchísimo.

Los futbolistas son uno de los grupos que más se atreve a la hora de hacerse con este tipo de coches de lujo. Estos coches bien pueden ser cedidos por la marca del coche a los futbolistas como campaña de publicidad o bien pueden ser ellos mismos los que se los compren gracias al salario descomunal que ganan. Sea como sea, está claro que uno de los fines que tiene el poseer este tipo de coches es el de presumir. ¿Por qué decimos esto? Pues porque, vamos a analizar, este tipo de coches tienen un motor súper potente y más caballos que un establo, sí, pero a la hora de ponerlos en la carretera, tienen las mismas obligaciones y limitaciones que un Seat Ibiza o un Opel Corsa. Por eso, a menos que se metan por carreteras secundarias donde no haya nadie, es muy difícil que puedan llegar a conocer la verdadera potencia de su coche.

El seguro que se debe contratar para este tipo de coches no es como uno normal, debe ser un seguro que cubra absolutamente todo, como los que ofrece La Mutua. Un coche de ese nivel no puede tener ni un rayón ni quedarse tirado durante días en una esquina, debe estar atendido ante cualquier imprevisto, y por eso es tan importante comparar y contratar el seguro que mejor pueda hacerse cargo de nuestro coche y de nosotros.

Por último, la estética también entra en juego con estos vehículos, puesto que son coches o muy grandes o pequeños, deportivos o familiares, pero que no pasan desapercibidos. Otro de los inconvenientes que tienen estos coches de lujo o gama súper alta es que los recambios y arreglos que pueden necesitar son muy caros. Aunque en un principio, al pagar el dineral que cuestan también estamos pagando por su calidad y seguridad, a la larga tendrán que entrar en taller como cualquier otro, aunque la mayoría no dan tiempo a eso y lo cambian cada 6 meses o al año. La tapicería, el sistema de navegación, el equipo de audio, etc. son añadidos excelentes que hacen que el coche llegue a valer lo que cuesta.

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario